viernes, febrero 24, 2017

Adriano Román busca prisión domiciliaria tras casarse en una clínica de Santiago


Miguelina Llaverías y Jordi Veras
SANTIAGO.- El abogado Jordi Veras y la señora Miguelina Llaverías, víctimas de atentados criminales ordenados por Adriano Román, dijeron confiar en que la Justicia dominicana no favorecerá al reo con prisión domiciliaria bajo régimen especial, después de que, en una clínica donde se encuentra en cuidados médicos, lograra contraer matrimonio.

Veras y Llaverías advirtieron que la prisión domiciliaria para Román representaría un “peligro inminente”.

Dijeron que el condenado contrajo matrimonio hace tres semanas con la señora Primavera Guzmán, una mujer que le ha acompañado durante muchos años.

“Él va a actuar de la misma forma en que actuó contra Miguelina, en la misma forma en que actuó contra su hermano Pablo, en la que actuó cuando intentó quemar el periódico El Siglo, que era dirigido por Jordi Pérez, o como hizo con su sobrino; entonces, no estamos hablando de cualquier persona’’, advierte Veras.

El jurista, que en el año 2012 fue tiroteado por sicarios que actuaron por órdenes de Román, considera que el sentenciado ha gozado de muchos privilegios.

Pese a que el informe de una comisión de médicos no establece una condición crítica de salud en el criminal, su médico de cabecera, Luis José Castillo, lo avala, por lo que está hace cinco meses recluido en el Instituto Materno Infantil, donde se dice que el médico es uno de los principales accionistas.

En su alegada condición enferma, tampoco ha cesado en procesos judiciales detrás de la prisión domiciliaria.

Llaverías, con secuelas físicas y emocionales que asegura aún no supera, a 12 años del disparo, que por órdenes del criminal, perpetró un asesino a sueldo, reiteró que siente miedo y que se siente acorralada, porque vive como en una cárcel.

“Yo vivo encerrada en mi casa, yo vivo prácticamente en una cárcel, mis hijos también viven llenos de terror, no es fácil”, dijo Llaverías.

El jurista indicó que la audiencia para el conocimiento y debate del recurso de oposición que interpuso a la petición de prisión domiciliaria de Román fue pautada para este día 28 de febrero.

El casamiento del sentenciado, por un juez civil de la Tercera Circunscripción de Santiago, también busca inhabilitar el Consejo de Familia, que fue creado para el manejo de los bienes materiales y económicos del sentenciado. La ahora esposa, que ha estado ligada desde siempre al hombre, podría disponer de esos recursos.

Llaverías asegura que Román no ha dejado de actuar contra ella y Jordi, ni contra sus hijos “porque ahora es contra los hijos”, dijo, aunque precisó que no ha sido mediante agresiones, sino en relación al Consejo de Familias.