miércoles, junio 11, 2014

Jordi confía aplicarán condenas adecuadas


El abogado y comunicador José Jordi Veras Rodríguez en un momento
de su intervención en el juicio de ayer
SANTIAGO.- José Jordi Veras Rodríguez, contra quien hace cuatro años se produjo un atentado fraguado desde la cárcel por el empresario Adriano Román, por cuyo hecho los inculpados han sido procesados anoche en un tribunal de primera instancia de aquí, se mostró confiado este miércoles en que ellos recibirán las sentencias adecuadas.

Pasadas las 10:30 de anoche y tras la culminación de más de 12 horas de la última etapa del juicio, que se conoció en el Primer Tribunal Colegiado, los jueces decidieron reservarse el fallo y darlo a conocer el próximo martes.

El Primer Tribunal Colegiado de este distrito judicial es presidido por la magistrada Annelis Torres y completado por José Rafael de Asís Burgos y Sergio Furcal.

Para Veras Rodríguez, es de suma trascendencia que el caso haya terminado en esa instancia de la justicia en Santiago, “porque es el final de una larga batalla y estoy seguro que los jueces dictarán una sentencia colectiva basada en las pruebas que sometió el Ministerio Público”, enfatizó.

El intento de asesinato ocurrió el 2 de junio del 2010 en el parqueo del canal 25, de esta ciudad, pero ayer cinco de los siete involucrados se declararon inocentes, mientras que el empresario Román prefirió no hacer ningún tipo de declaración cuando tuvo la oportunidad.

El Ministerio Público pidió que sean condenados a 30 años de prisión Adriano Román, Franklin Reynoso Moronta, Engels Carela Castro, Candy Caminero, el teniente Roberto Zabala y el raso Arturo José Ferreira, ambos de la Policía.

En tanto que contra Francisco Carela Castro se pidió sea condenado a 10 años de prisión, con opción a que la mitad de la pena le sea suspendida. A pesar de que fue quien conformó el grupo de sicarios, la Fiscalía tuvo en cuenta que se convirtió en su principal testigo de cargo.

Carela Castro es hermano de Engels, quien, al igual que Román, cumple una pena de 20 años en el Centro de Corrección y Rehabilitación Rafey-Hombres por el intento de asesinato de Miguelina Llaverías, exesposa del empresario Román, pero que, según su testimonio ofrecido en la audiencia, nada tiene que ver con el intento de asesinato de Veras Rodríguez, por lo que pidió no sea condenado por ese hecho.

Esta mañana, Veras Rodríguez dijo que su posición y la de toda su familia es que en el caso se haga justicia, ya que no alberga venganza y sólo demandan una sentencia ejemplarizadora.