lunes, mayo 05, 2014

Me voy, tengo hambre


El abogado Leonidas Estévez, empleado de la Oficina Nacional de la Defensa Pública, abandonó la semana pasada la sala en la que se conocía el interminable caso de Adriano Román, en Santiago, procesado por el atentado contra Jordi Veras, con la excusa de que tenía hambre. El defensor, que sabe muy bien que la estrategia del acusado ha sido boicotear el proceso, precisamente, renunciando a la defensa en pleno juicio, pudo recurrir a otro medio, pero eso de retirarse porque tenía hambre, lo único que hace es dar otro elemento para que cada vez más personas desconfíen del sistema judicial. ¿Qué hará Laura Hernández ahora?