martes, mayo 06, 2014

La Defensa Pública


El colmo de los colmos: la audiencia del caso Jordi Veras esta vez fue reenviada debido a que el defensor público abandonó la sala, porque tenía hambre. Es un acto de desprecio a la Justicia que debiera motivar que resigne del cargo la directora de la Oficina Defensa Pública, Laura Hernández Román, sobrina de Adriano Román, el principal inculpado, ya que, unido a una acción anterior de esa oficina, cuando se negó a asignarle un abogado de oficio, su participación en este caso podría ser mal interpretada.