miércoles, noviembre 06, 2013

Llevan a clínica privada recluso Adriano Román


Agentes policiales custodiaban la mañana de este
miércoles las áreas de acceso al
Centro Materno Infantil
SANTIAGO.- Bajo el alegato de que en el hospital José María Cabral y Báez no existen los equipos necesarios para someter un paciente a chequeos que determinen los daños que puedan provocar un preinfarto y problemas cerebrales, las autoridades del Centro de Corrección y Rehabilitación Rafey-Hombres resolvieron la tarde del martes trasladar hacia una clínica al convicto Adriano Román.

Aunque esa fue la explicación suministrada este miércoles por Grismeilis Durán, directora del reclusorio, el médico Rolando Báez, director del centro asistencial público de aquí negó que allí exista esa precariedad y atribuyó el traslado del interno a una decisión “muy personal” de ella.
El empresario Román purga una condena de 20 años por complicidad en el intento de asesinato de su exesposa Miguelina Llaverías en el 2005.

Tras presentar problemas de salud, fue llevado la mañana de ayer al Cabral y Báez, donde se determinó que había sufrido un pre infarto. En horas de la tarde fue trasladado al Centro Materno Infantil, donde ha sido instalada una estricta vigilancia policial.

La funcionaria penitenciaria dijo que la dirección del hospital público emitió un documento donde sugería que fuera trasladado porque allí no hay capacidad instalada para someterlo a los chequeos médicos necesarios, por lo que se resolvió llevarlo a ese centro médico privado.

Sin embargo, el doctor Báez negó que en el Cabral y Báez no existan esos instrumentos, aunque admitió que Román no pudo ser ingresado a una habitación normal porque no había camas disponibles y que por ello fue mantenido en cuidados intensivos.

“En el Cabral y Báez el señor Adriano Román fue sometido a todos los exámenes que indica el protocolo, como chequeo de la glicemia y los relacionados con el aspecto neurológico y el corazón y eso consta en los datos que forman parte de su estado clínico”, indicó.

La directora del Centro de Corrección y Rehabilitación Rafey-Hombres señaló que es muy posible que el interno sea regresado la tarde de hoy a su celda, en vista de que los exámenes médicos a que fue sometido en la clínica establecen que se encuentra en condiciones estables.