sábado, septiembre 02, 2017

A los 87 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi


  1. Mantengo viva en mi memoria la fatídica mañana del día 2 de junio de 2010, cuando recibí la infausta noticia de que mi hijo Jordi, había sido objeto de un atentado al momento que llegaba al local del canal de televisión donde laboraba formando parte de un equipo de comunicadores y periodistas.
  2. El impacto de la noticia de la acción criminal me llenó de pena e indignación. Sabía que había sido la respuesta de un consuetudinario asesino, por el hecho de Jordi defender honesta y responsablemente a Miguelina Llaverías, frente a quien había pagado, anteriormente, para que también fuera asesinada.
  3. La acción criminal contra Jordi, y la forma alevosa que se ejecutó, me impuso poner a prueba mi resistencia como persona, el aguante como padre y la fortaleza ideológica para no caer en las debilidades normales que se apoderan de los seres humanos cuando resultan lesionados en lo más profundo del corazón.
  4. Dar tiempo al tiempo, armarme de paciencia, aliarme con la calma para esperar. Atender a que la esperanza me sirva de tranquilidad espiritual, y así no caer en la desesperación, desesperanza y el desánimo. Debía mantenerme rebosado de aliento, incentivado para no desvanecerme en ningún momento.
  5. Confiar, creer, estar plenamente convencido de que el expediente del Caso Jordi, en todo momento estaba en manos de magistrados confiables, me llevó a permanecer en una espera sin temores, sobresaltos, ni atrapado por el susto.
  6. Sin caer en la resignación me conserve firme, demostrando consistencia, eliminando de mi mente lo que podía conducirme a la inestabilidad, a la fragilidad en mi proceder. Me mantuve inquebrantable, inmutable, con la voluntad para tener aguante, entereza y vigor.
  7. En mi condición de padre de Jordi no descansé hasta ver descubierta la acción criminal en su contra. Entre el cielo y la tierra no hay nada oculto e hice mía la idea de que “tanta es la fuerza de la justicia que ni aun aquellos que se nutren de la maldad y del crimen pueden vivir sin ella”. A los que quisieron asesinar materialmente a Jordi, les alcanzó la vara de la justicia.
  8. En forma ininterrumpida, durante 87 meses he mantenido debidamente informada a la opinión pública nacional en todo lo relacionado con el atentado de que fue víctima mi hijo Jordi. Hoy se cumplen 87 meses de la tentativa de asesinato, y en vista de que el proceso judicial concluyó con sentencia dictada por la Suprema Corte de Justicia, doy por concluidas las publicaciones que he hecho desde que ocurrió la acción criminal.

martes, agosto 08, 2017

Suprema concluye caso Jordi Veras en tribunales


Santiago. La Suprema Corte de Justicia concluyó el expediente penal ordinario en el caso de tentativa de asesinato al abogado y comunicador Jordi Veras, al rechazar el recurso de casación interpuesto por los condenados.

Así lo dio a conocer Jordi Veras, quien informó que la sentencia fue emitida por el más alto tribunal en fecha 31 de julio pasado, y dijo que aunque con esta sentencia el proceso ha concluido ante la jurisdicción penal ordinaria, en su cuerpo queda sellada la acción criminal de sicariato, con las lesiones permanentes que le acompañarán en su vida, pero lo que nunca va a tener espacio en su conciencia será la venganza, ni el odio ocupará su alma.

Como era de esperarse, por la claridad del expediente, y lo bien fundamentadas que están las decisiones de primer grado y de apelación, la decisión de la Suprema Corte de Justicia fue el rechazo del recurso de casación que en su oportunidad interpuso la generalidad de los miembros de la asociación de malhechores que se unificaron para asesinarme”, expresó Veras durante rueda de prensa en su despacho ,acompañado de los abogados José Lorenzo Fermín, María Alejandra Veras Pola y Radhamés Acevedo.

lunes, agosto 07, 2017

SCJ rechaza recurso de casación de los condenados por atentado a Jordi Veras


El abogado y comunicador Jordi Veras habla durante una rueda de prensa este
lunes 7 de agosto de 2017.
SANTIAGO. La Suprema Corte de Justicia (SCJ) rechazó el recurso de casación interpuesto por los siete condenados en la tentativa criminal contra el abogado y comunicador Jordi Veras, ocurrido el 2 de junio del 2010.

La decisión de la SCJ la dio a conocer Jordi Veras durante rueda de prensa realizada en esta ciudad junto a los juristas Lorenzo Fermín, Radhamés Acevedo y María Alejandra Veras, quienes formaron parte de la barra acusadora.

“Como era de esperarse, por la claridad del expediente, y lo bien fundamentadas que están las decisiones de primer grado y de apelación, la decisión de la Suprema Corte fue el rechazo del recurso de casación que en su oportunidad interpuso la generalidad de los miembros de la asociación de malhechores que se unificaron para asesinarme”, declaró Veras.

Adriano Román, quien falleció en abril de este año, y demás implicados en el atentado criminal contra el abogado y comunicador habían deposita ante la Suprema su objeción a la condena que emitió un tribunal local en primera instancia.

Candy Caminero Rodríguez, señalado como el sicario que hizo los tres disparos que impactaron a Veras y le provocó la pérdida de un ojo, fue condenado a 30 años de prisión.

En tanto que Adriano Román, Franklin Reynoso, Arturo Ferreras, Engel Carela Castro y Roberto Zabala, fueron sentenciados a 20 años.

Mientras que Francisco Carela Castro, quien se encuentra en libertad condicional, fue condenado a 10 años.

De acuerdo a esa sentencia, a Veras deberán pagarle una indemnización económica de RD$25 millones por los daños permanentes que les ocasionaron las heridas de bala.

Se recuerda que la tentativa de crimen contra Jordi Veras ocurrió el dos de junio del 2010, cuando llegaba al Canal 25 donde producía un programa. A consecuencia del atentado el comunicador y abogado perdió uno de sus ojos.

Abogado de Jordi Veras, informó que ha concluido con un rechazo, ante la Suprema Corte de Justicia


Jordi Veras, María Alejandra Veras y Jordi Veras
Abogado de Jordi Veras, informó mediante rueda de prensa que ha concluido con un rechazo, ante la Suprema Corte de Justicia, el recurso de casación interpuesto por la generalidad de los que atentaron contra su vida.

Explicó que a través de un proceso se puede hacer justicia sin tener que hacer venganza tu puedes confiar en el proceso judicial y puedes también a través del mismo conseguir.

Veras fue víctima de intento de homicidio el pasado 2 de junio del 2010, cuando llegaba a las instalaciones del canal 25 de Santiago para realizar su programa de televisión. El abogado y comunicador fue impacto de dos disparos en la cara.

Suprema rechaza recurso de condenados y concluye caso Jordi Veras en tribunales


Jordi Veras, María Alejandra Veras y Lorenzo Fermín
La Suprema Corte de Justicia concluyó el expediente penal ordinario en el caso de tentativa de asesinado al abogado y comunicador Jordi Veras, al rechazar el recurso de casación interpuesto por los condenados.

Así lo dio a conocer Jordi Veras, quien informó que la sentencia fue emitida por el más alto tribunal en fecha 31 de julio pasado, y dijo que aunque con esta sentencia el proceso ha concluido ante la jurisdicción penal ordinaria, en su cuerpo queda sellada la acción criminal de sicariato, con las lesiones permanentes que le acompañarán en su vida, pero lo que nunca va a tener espacio en su conciencia será el ánimo la venganza, ni el odio ocupará su alma.

Como era de esperarse, por la claridad del expediente, y lo bien fundamentadas que están las decisiones de primer grado y de apelación, la decisión de la Suprema Corte fue el rechazo del recurso de casación que en su oportunidad interpuso la generalidad de los miembros de la Asociación de Malhechores que se unificaron para asesinarme”, expresó Veras durante rueda de prensa en su despacho,a compañado de los abogados José Lorenzo Fermín, María Alejandra Veras Pola y Radhamés Acevedo.

Además agradeció en su nombre y en el de su familia entera a todos los organismos de la Policía Nacional y del Ministerio Público, que llevaron a cabo una seria y limpia investigación del caso, muy especialmente a la magistrada Yeni Berenice Reynoso, y a sus compañeros de trabajo en Santiago; y de igual manera a la Jefatura dela Policía Nacional, en la persona del general José Armando Polanco Gómez, así como a su equipo de investigación comandado por el General Héctor García Cuevas.

Es propicia esta circunstancia para expresar mi satisfacción como ciudadano y abogado, por la forma limpia, honesta, responsable y diligente que se comportó el colectivo humano, magistradas y magistrados, de las distintas instancias recorridas por el expediente vinculado a mi persona, y que ahora llega a su final ante la Suprema Corte de Justicia”, expresó Veras, al tiempo de expresar que todo no está perdido y que todavía se puede confiar en que la majestad de la justicia hace acto de presencia.

miércoles, agosto 02, 2017

A los 86 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi


  1. De los integrantes que acordaron asesinar a mi hijo Jordi, siete (7) fueron detenidos, procesados y condenados. Uno falleció, y otro está en libertad condicional porque luego de haber colaborado con el órgano publico acusador para aclarar el crimen, cumplió la mitad de la pena que le fue impuesta.
  2. Todavía cinco (5) quedan en prisión, y ahí permanecerán hasta que cumplan el último día de la merecida sanción que le fue impuesta por su participación en la tentativa de asesinato de que fue objeto Jordi. No existe ninguna justificación valedera para que los restantes miembros de la asociación de sicarios puedan obtener su libertad antes del tiempo establecido por la sentencia condenatoria, la que esperamos sea confirmada por la Suprema Corte de Justicia.
  3. Conviene que la opinión pública nacional sepa que ese grupo que aún guarda prisión constituye, al igual que los dos que ya no están en la cárcel, un verdadero peligro; una real amenaza; desgracia latente; inminente nocividad pública e inseguridad social.
  4. Nuestro pueblo debe saber que del quinteto que está detenido, dos cumplen penas por crímenes cometidos antes de ejecutar el de mi hijo; un tercero fue señalado de descuartizar a tres personas en la ciudad capital, y los otros dos utilizaron el uniforme de la Policía Nacional para hacer operativos de sicariato.
  5. Resulta provechoso para refrescar la memoria de lo mejor de la sociedad dominicana, recordar que los cinco (5) recluidos que quedan por el caso Jordi, han sido los más incisivos, punzantes, virulentos, irónicos y desafiantes entorpeciendo el curso normal del proceso judicial, utilizando términos ofensivos contra Jordi.
  6. En un momento como el actual, cuando el medio social dominicano está viviendo en estado de espanto, pavor y sobresaltos por la alta criminalidad, es una necesidad para la tranquilidad, la paz espiritual y el sosiego colectivo, que los cinco (5) confinados que quedan por el crimen contra Jordi, permanezcan en las respectivas penitenciarias que hoy se encuentran.
  7. De delincuentes y criminales está saturada la sociedad dominicana, por lo que aquellos antisociales que ha sido posible su captura y sanción, deben permanecer en su lugar natural, la cárcel, y no venir a rebosar el medio donde estamos viviendo, azotado por crímenes de diferentes facturas y calibres.
  8. De todas maneras, continuaremos en situación de vigilancia, atentos a los movimientos que hagan los remanentes del operativo criminal contra Jordi, así como de las gestiones de solidaridad que pueda seguir prestándoles la Oficina Nacional de la Defensoría Pública, órgano que ha hecho alianza ininterrumpida en los tribunales con los que procuraron matar a mi hijo.


lunes, julio 24, 2017

Sí, el mismo que organizó el asesinato contra mi hijo

Introducción

  1. Es una bendición vivir en paz espiritual; tener una existencia sin sobresaltos; mantenerse libre de resentimientos; perdurar con el corazón ausente de remordimientos; conservarse para aportarle a la sociedad el alma llena de alegría, que la jovialidad y el entusiasmo nos acompañe.
  2. Mantener los pesares al margen de nuestra vida nos permite acercarnos cada día a la felicidad y evitar que el optimismo se marchite por la presencia del fastidio, el aburrimiento y el malhumor, que solamente traen disgustos y complicaciones.
  3. Ser autónomo, liberado de ataduras e inmune a maldiciones, anatemas y murmuraciones, me permiten ser dueño de mi forma de pensar y actuar, y darle riendas sueltas a mi voluntad, no ponerle freno al mandato de mi conciencia.
  4. Cuantas veces procedo a realizar un acto cualquiera trato de estar lo más consciente posible de lo que ejecuto, y en este escrito, el actor con relación al cual intervine sé que es propenso al delito; tiene vocación, con gran influencia a colocarse al margen de la ley.
  5. Pero resulta que con ese mismo sujeto que tiene proclividad hacia las acciones ilegales, fue el mismo con el cual la Procuraduría General de la República y la Fiscalía de Santiago, con nuestra anuencia, hizo un pacto de colaboración que cumplió, por lo que ahora no hay justificación alguna para argumentar su afición al delito para evadir cumplir con él lo convenido.

I.- Mi comparecencia ante el Juez de la Ejecución de la Pena de San Cristóbal

  1. Precisamente, en forma espontánea, el día lunes 3 de julio, en curso, desde la ciudad de Santiago de los Caballeros, me trasladé a San Cristóbal, y a las nueve (9) horas de la mañana, comparecí ante el Juez de la Ejecución de la Pena, el cual había sido apoderado para conocer de la Solicitud de Libertad Condicional requerida por el interno Francisco Alberto Carela Castro; de viva voz procedí a declarar explicando el motivo de mi comparecencia en la forma que indico a continuación:
  2. Honorable Magistrado, la explicación de porqué estoy ante usted es porque soy el padre del Licenciado José Jordi Veras Rodríguez, quien fue víctima de una tentativa de asesinato, en la modalidad de sicariato, el día 2 de junio de 2010; la persona encargada por Adriano Román, para organizar la acción criminal contra mi hijo, fue el señor que está aquí sentado frente a usted, que responde al nombre de Francisco Alberto Carela Castro.
  3. Una vez fue detenido Francisco Carela Castro, -seguí declarándole al Magistrado-, llegó a un acuerdo con la Procuraduría General de la República y la Fiscalía de Santiago, para colaborar, ayudando a esclarecer el hecho ejecutado contra mi hijo, habiendo cumplido Francisco Carela Castro, el compromiso que había asumido para dilucidar más el asunto. Debo precisar que Jordi, como consecuencia del atentado de que fue víctima, tiene lesiones permanentes, entre las que se destacan la pérdida total de la visión de su ojo derecho, así como fracturas en el maxilar inferior de la 5ta vertebra.
  4. Continuando con mis declaraciones al Juez, le manifesté que como padre de Jordi, acepto la solicitud de perdón, la disculpa hecha a Jordi y a mi familia por Francisco Carela Castro; que no le guardo ningún rencor, tirria ni odio, y también es el sentir de Jordi. No nos oponemos a que el tribunal disponga la libertad de Francisco Alberto Carela Castro, dentro de las condiciones que tenga a bien a tomar su señoría.
  5. Debo aclararle, Magistrado, que para mí asistencia a declarar ante este tribunal no hubo de por medio requerimiento, ruego, ni pago de ninguna clase. He hecho acto de presencia respondiendo a lo que dicta mi conciencia y nada más.

II.- Cumpliendo con lo pactado

  1. Al momento del abogado de Francisco Carela Castro, informarme vía telefónica, la fecha y lugar de la audiencia, pude haberme despachado diciéndole que no estaba obligado legalmente a hacerlo, y que, además, su representado tiene deuda de sangre con Jordi, mi familia y conmigo. 
  2. Pero no soy persona de dobleces ni ambigüedades; respeto la palabra dada; me inclino reverente ante la verdad. Le había prometido a Francisco Carela Castro y a su abogado, que si honraban el compromiso, asistiría a testificar ante el tribunal una vez el imputado solicitara su libertad condicional.
  3. Cumplir con lo que prometo es para mí cuestión de honor; mantener y sostener hasta el final lo que en un momento dado ofrecí, forma parte de mi proceder. Perseverar en acatar lo veo como rigor de lo que es mi deber en las actuaciones.
  4. No escapa a mi conocimiento el medio en el cual vivo, el pliegue y la ondulación que caracterizan a amplios sectores de la sociedad dominicana de hoy, en la cual es una excepción actuar con sinceridad, lealtad y franqueza.
  5. La persona, durante su existencia debe actuar conforme lo manda su conciencia, partiendo de que su pensamiento está educado para comportarse correctamente, en forma apropiada y escrupulosa.
  6. Las actuaciones que llevamos a cabo ante los demás son las que van a decir lo que ha sido nuestra vida. El operar define, lo mismo que sustraerse, inhibirse hace posible calificar a un individuo como constante, consecuente o veleidoso.
  7. No hay duda de que muchos de los nuestros viven engañados; dominados por ensueños y falsas ilusiones, con la creencia de que todo se puede hacer, sin importar que sea para bien o para dañar a otros, pero al actuar así olvidan que más temprano que tarde aquí será necesario rendir cuentas de lo que ha sido la realización de cada uno de nosotros.
  8. El ser humano puede vivir por un espacio de tiempo, pero no para siempre, porque a perpetuidad no vive nadie. El término de por vida, por secula seculorom, no tiene aplicación en la persona física.
  9. Por mucho esfuerzo que haga un individuo para conservarse con vida, inexorablemente el fin llegará, sin importar que lleve una existencia en grande, placentera; como todo un pacha o un pidientero, mendigante habitual.
  10. Cuando el ser humano deja de existir, en el círculo familiar o de amistades del cual formó parte, comienza el cuestionamiento, poner en tela de juicio lo que el finado hizo o dejó de hacer en su paso por el mundo de los vivos.

III.- La motivación de mi cumplimiento

  1. A lo mejor algunas personas en el futuro se hagan la pregunta, cuestionamientos, se interesaran por conocer cuál fue la razón que me impulsó a proceder como lo hice en el asunto del proceso de Libertad Condicional de Francisco Alberto Carela Castro.
  2. Es posible que solamente yo tenga conocimiento de lo que he sufrido, padecido y soportado como consecuencia de la operación criminal de que fue víctima mi hijo; pero el martirio, la pena y el tormento padecido no pueden llevarme a permanecer de por vida afligido, cargado de odio, triste y atormentado.
  3. Es mi deseo que el día que muera estar mentalmente liberado; con mi corazón exento de abatimientos; sin carga de pesares. Si he vivido enamorado de la vida, no puedo terminar mi existencia amargado, melancólico, apesadumbrado y entristecido. Estoy formado para animar, alegrar y contentar, y así quiero concluir.
  4. Reciprocar la ejecución hecha por Francisco Alberto Carela Castro, me hace permanecer tranquilo conservando pulido mi proceder de honrar lo que prometo, ratificar es inclinarse reverente ante lo ofrecido, porque lo contrario sería la falsía, muy propia de los que olvidan lo afirmado y firmado.
  5. Que nadie se engañe ni permita ser inducido a alucinación con relación a su paso por la vida. No existimos para la inmortalidad, vivimos provisionalmente, y debemos dejarles a la posteridad, a la familia, a las futuras generaciones una historia de actuaciones libre de afrentas, ultrajes y comportamientos irresponsables.
  6. Mientras estemos con vida debemos demostrar que no estamos en el medio social para comportarnos como si nos moviéramos en un mundo particular, algo que nos pertenece, y podemos accionar de la forma que más nos convenga, olvidando que lo colectivo nos identifica como grupo humano que es lo que motiva a ser útil a los demás, convenientes a la sociedad.

IV.- Cumplí con mi deber

  1. En el caso específico de mi intervención en el proceso de Solicitud de Libertad Condicional hecha por Francisco Alberto Carela Castro, creo haber desempeñado el papel que me correspondía; llené mi cometido como padre de Jordi y colaborador del Servicio Judicial. Evadir el cumplimiento de lo que había prometido, me habría colocado como un irresponsable y farsante.
  2. En estos momentos de degradación ética y moral de la sociedad dominicana, en la que está imperando odio, intriga, venganza y criminalidad, resulta reconfortante enviar un mensaje de tolerancia, compasión y avenencia, como demostración de que todo no puede ser malevolencia, inflexibilidad, fanatismo y desconsideración.
  3. Sin pretender ser bombero social, dentro de lo posible procuro coherencia entre mi prédica y práctica. Si cumpliendo con mi parte en el asunto de la Libertad Condicional de Francisco Alberto Carela Castro, contribuyo a aliviar la situación de su familia, en particular la de sus padres e hijos, a la vez que puede servirle de motivación personal para integrarse arrepentido a la sociedad, creo que he actuado para algo fructífero.
  4. Debemos dejarnos de estar actuando sin sentido ni contenido, y comprender que hay que accionar procurando hacer lo que es para bien de la comunidad, y olvidarnos de la fatalidad, el infortunio y la adversidad, que solamente traen a la mente lo negativo, la canallada, nefasto y desventurado.
  5. Sin importar lo que me venga encima, continuaré viviendo en la misma línea que me he movido hasta ahora, libre de todo lo que daña al ser humano como lo es odio, perversidad, rencor, doblez, bajeza, bellaquería, insociabilidad e impiedad.
  6. El ambiente dominicano se presenta inclemente, descontentadizo, inexpresivo y hosco, por lo que corresponde a los sectores sensibles, tolerantes y espontáneos, cambiarlo a llano, afable, abierto y llevadero. No podemos mantenernos en pie de agravio, menosprecio, ultraje y vilipendio porque entonces con el tiempo el país se convertirá en intolerable, insufrible, agrio e irresistible.
  7. Solamente los seres humanos que no tienen cuenta pendiente de maldades están en libertad de actuar sin remordimiento, aborrecimiento, malevolencia, animosidad y aversión. En lo que a mí respecta quiero morir como he vivido, guardando para los demás bondad, afecto, simpatía, apego, consideración, solidaridad y sincera amistad.
  8. Por ser un hombre libre por entero procedí como lo hice con relación a Francisco Alberto Carela Castro, el mismo que organizó el asesinato contra mi hijo Jordi.


domingo, julio 02, 2017

A los 85 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi


  1. Con la creencia de que todos los plazos llegan a su vencimiento, he esperado que el caso de mi hijo Jordi transcurra normalmente, sin caer en la desesperación. Permanecer a la expectativa se ha convertido en algo normal en mi forma de proceder, aunque no es propio en mi comportamiento por cuestión de carácter.
  2. Al ser humano en el curso de la vida se le presentan situaciones en las cuales debe revertirse de lo que no tiene, como ha ocurrido conmigo y la paciencia, en el proceso seguido a los autores de la tentativa de asesinato de que fue objeto mi hijo. El aguante, la apacibilidad y la resignación no cuadran con mi idiosincrasia, con mi temperamento.
  3. El transcurrir de los años, el accionar en una sociedad en la que a diario ocurren fenómenos sociales de naturaleza muy diversas, al actuar hay que hacerlo con suma prudencia, alta mesura, con la más fina sensatez, pues de lo contrario se cae fácilmente en la temeridad que conduce a la actuación irreflexiva, impensada y, por vía de consecuencia, equivocada.
  4. Muchas veces la realidad nos dice que cada quien es el mejor consejero de las decisiones a tomar, y que por más buenas intenciones que tenga un asesor no orientará nunca con la comprensión   que puede hacerlo el actor al momento de ejecutar.  Es saludable llegar a ser mentor, guía de sí mismo.
  5. La  acción criminal contra Jordi, y la forma alevosa que se ejecutó, me impuso poner a prueba mi resistencia como persona,  el aguante como padre y la fortaleza ideológica para no caer en las debilidades normales que se apoderan de los seres  humanos cuando resultan lesionados en lo más profundo del corazón.
  6. Sin caer en la resignación he tenido que conservarme firme, demostrando consistencia, eliminando de mi mente lo que pueda conducirme a la inestabilidad, a la fragilidad en mi proceder. He mantenido inquebrantable, inmutable, la voluntad para tener aguante, entereza y vigor.
  7. Hoy se cumplen 85 meses de la tentativa de asesinato de que fue víctima mi hijo Jordi; y la espera de que el proceso judicial llegue a su final está presente en mi conciencia como el día que se ejecutó la acción el fatídico 2 de junio de 2010. La duración  de más de siete (7) años no me ha desesperado, por el contrario, ha fortalecido mi confianza de que la justicia va a imperar.
  8. Estoy formado de convicciones que históricamente me han acompañado; a ellas me debo y no renunciaré jamás, bajo ninguna circunstancia. Mis principios, que descansan en la realidad de las cosas, me llevan a la certeza; me arman de seguridad para esperar el fallo que ha de concluir honrando la justicia, la ley y el derecho. Lo bueno y sano ha de prevalecer.

miércoles, mayo 03, 2017

El Calígula Román


César Medina
Leí, como siempre, a Ubi Rivas en el diario Hoy. Lo leo porque escribe con garbo, además de que fue mi maestro en aquellos inicios lejanos de Última Hora junto a Goyito, Virgilio, Aníbal, Guarionex, Riverita, José Agasajo, Vásquez, Castrico y el chofer de todos, el trascendido Sigfrido Oller.

Ubi es una enciclopedia andante que a sus ochenta años conserva lucidez de juventud, a la que agrega la experiencia del último medio siglo vivido en el centro del torbellino capitalino sin divorciarse de su Santiago natal, donde hizo pininos en el periodismo, oficio que le apasiona y del que nunca se ha apartado.

Por eso puse especial atención al primero de sus artículos sobre Adriano Román, el empresario de Santiago que fue su amigo y que murió hace poco “de muerte natural” en la cárcel de Santiago donde purgaba prisión prácticamente perpetua acusado de pagar por el asesinato --afortunadamente fallido--, del comunicador y abogado Jordi Veras, el hijo del doctor Negro Veras.

Este caso siempre me llamó la atención por todos los elementos novelescos que contiene: el género humano se expresa en contradicciones y dicotomías asombrosas en tanto es capaz de prodigar la pasión y el amor más sublime --con la novia, con la esposa, con los hijos--, y al propio tiempo esparcir maldad sin límites.

El desorden de la personalidad antisocial configurada por Cesare Lombroso a principios del siglo XIX está tipificada exactamente en la figura de Adriano Román, que no sólo en los hechos por los que fue condenado, sino en su comportamiento arrogante, en su mirada felina y amenazante, en su incesante instinto para dañar...

Alguna vez me pareció ver en un diario digital que una periodista de Santiago lo calificaba como “el Calígula” de los nuevos tiempos.

... Generosidad de Ubi
Ubi se encontraba entre sus amigos en aquellos años de juventud y lo describe como el bocaza y megalómano que siempre fue: un personaje desdoblado habitaba en él, capaz de acumular odios y rencores hasta llegar a la venganza artera y al mismo tiempo prodigar afecto y cariño por una vieja amistad de adolescentes.

La muerte súbita de Román en la cárcel de Rafey libera a mucha gente de la inevitable sed de venganza por tanto daño infligido --a Negro Beras, a su hijo Jordi, a su exesposa Llaverías, a sus hijos, a examigos, y a otros presos “cubeados”, como les llama Carmen Imbert--, pero tal vez fuera sano que ahora que él no está y no puede provocar mayores daños, alguien se ocupe de profundizar sobre la personalidad de este individuo y cómo encontró dentro de él “la maldad parida”.

Porque Ubi ha dicho que Román fue siempre un tipo normal, hacendoso, estudioso, trabajador... ¿Cómo pudo caer tan bajo hasta mandar matar a su propia esposa y causar daños irreparables a los hijos de ambos, para luego ordenar el asesinato del abogado de ésta y luego al sicario que contrató para el crimen...?

Lo explica Lombroso...
Cesare Lombroso nació en Verona, Italia, en 1835, y ya graduado de médico fue el más avanzado de su generación en el estudio del comportamiento de la mente antisocial. Antes de su deceso, en 1909, impactó a los científicos con una teoría que revolucionó la psiquiatría moderna con base en el estudio del cerebro de un famoso delincuente de su época. Vincula la teoría de Darwin sobre la evolución de la especie para concluir en que el criminal nato se incuba en la región no evolucionada del cerebro y tiene un fenotipo que lo identifica...

...Que en este caso empieza en la mirada penetrante de Adriano Román. ¡Observen bien su foto: ahí se descubre todo!